Para Profesionales

Humo de segunda mano

Humo de segunda mano

Dra. Beatriz Di Biasi

Médico, Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.
Especialista en Toxicología y Medicina Legal.
Profesor Adjunta de Toxicología de la Facultad de Medicina – UBA.
Jefe de Unidad de Toxicología de Urgencias de la División Toxicología del Hospital Fernández de la Ciudad de Buenos
Aires.


El humo de segunda mano también se conoce como humo de tabaco en el ambiente o fumar pasivamente. Éste consiste de una mezcla de dos tipos de humo que provienen de la combustión del tabaco: el humo derivado de la combustión (humo que es emitido al aire desde el extremo encendido de un cigarrillo o puro, o por una pipa) y el humo principal (humo que es exhalado por el fumador). A pesar de que pensamos que se trata de lo mismo, en realidad no es así. El humo que es emitido al aire desde el extremo encendido de un cigarrillo tiene concentraciones más elevadas de agentes que causan cáncer (carcinógenos) que el humo que el fumador exhala. Además, contiene partículas más pequeñas que el humo que exhala el fumador, lo que facilita su acceso a las células del cuerpo.

Se le llama fumar involuntariamente o fumar pasivamente cuando las personas que no fuman son expuestas al humo de segunda mano. Las personas que no fuman y que respiran el humo de segunda mano reciben la nicotina y otros químicos tóxicos al igual que los fumadores. Cuanto más se expone al humo de segunda mano, mayor será el nivel de estos químicos dañinos en el cuerpo.

El humo de segunda mano también es conocido como el humo de tabaco en el medio ambiente (ETS, por sus siglas en inglés), la exposición al mismo se conoce como fumar involuntariamente o fumar pasivamente.

  • La exposición al humo de tabaco en el medio ambiente puede causar cáncer pulmonar y enfermedades cardíacas en adultos no fumadores.
  • La exposición al humo de tabaco en el medio ambiente aumenta el riesgo a sufrir enfermedades cardíacas.

En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.
El humo de segunda mano es clasificado como un “carcinógeno humano conocido” (agente causante de cáncer) por la Environmental Protection Agency (EPA) de los Estados Unidos, el US National Toxicology Program y la International Agency for Research on Cancer (IARC), una subsidiaria de la Organización Nacional de la Salud. La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) estima que la exposición al humo de tabaco en el medio ambiente es la causante de la muerte de aproximadamente 3.000 personas no fumadoras anualmente por cáncer pulmonar.

El humo de tabaco en espacios cerrados es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores quedan expuestos a sus efectos nocivos.
Los niños son especialmente sensibles al humo de segunda mano. El asma, las enfermedades respiratorias e infecciosas pulmonares son más comunes entre niños que conviven con personas que fuman.
La exposición al humo de segunda mano incrementa la presencia de los fluidos en el oído medio, e irrita las vías respiratorias. La exposición al humo de tabaco en el medio ambiente aumenta la frecuencia de episodios y la gravedad de los síntomas en los niños asmáticos. Por otra parte el humo de tabaco en el medio ambiente es un riesgo para los niños que no habían presentado síntomas de asma previamente.
El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; del síndrome de muerte súbita en el lactante, y de bajo peso al nacer en el feto.
Ni la ventilación ni la filtración, ni siquiera ambas combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en espacios interiores a niveles que se consideren aceptables. Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz. Contrariamente a la creencia común, tanto fumadores como no fumadores están de acuerdo en que haya entornos sin humo de tabaco.
En el artículo 8 del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco se reconoce que la exposición al humo de tabaco es causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad, y se pide a los países que adopten y apliquen medidas legislativas que protejan del humo de tabaco de segunda mano.
En muchos países de diferentes partes del mundo se han introducido leyes para proteger a las personas de la exposición al humo del tabaco en los lugares públicos. Las celebraciones del Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo) alientan a que un mayor número de personas y países se liberen del humo de tabaco.
En mayo de 2003, Argentina suscribió en Ginebra el Convenio Marco para el control del tabaco con el principal argumento de proteger la salud pública, bajo el reconocimiento por parte de los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud.
En el año 2007 se estableció el Programa Nacional de Control de Tabaco, prohibiéndose la venta a menores de edad. La Ley Nº 26.687 de “Regulación de la publicidad, producción y consumo de los productos elaborados con tabaco” fue sancionada el 1 de junio de 2011, conocida como Ley Nacional Antitabaco.

  • The National Survey on Environmental Management of Asthma and Children’s Exposure to Environmental Tobacco Smoke (NSEMA/CEE) (U.S. Environmental Protection Agency, 2004)
  • Hoja de datos: Encuesta Nacional sobre el Manejo de Asma en los Niños expuestos al Humo de Tabaco en el Medio Ambiente. https://www.epa.gov/
  • Respiratory Health Effects of Passive Smoking (Also Known as Exposure to Secondhand Smoke or Environmental Tobacco Smoke – ETS) (U.S. Environmental Protection Agency, 1992)
  • The National Survey on Environmental Management of Asthma and Children’s Exposure to Environmental Tobacco Smoke (NSEMA/CEE) (U.S. Environmental Protection Agency, 2004)
  • Respiratory Health Effects of Passive Smoking (Also Known as Exposure to Secondhand Smoke or Environmental Tobacco Smoke – ETS) (U.S. Environmental Protection Agency, 1992)
  • U.S. Environmental Protection Agency, Office of Research and Development, Office of Health and Environmental Assessment, Washington, DC, EPA/600/6-90/006F, December, 1992
  • Health Effects of Exposure to Environmental Tobacco Smoke (California Environmental Protection Agency, 1997)
  • The National Toxicology Program’s 9th Report on Carcinogens (National Institutes of Health, 2000)
  • Environmental Tobacco Smoke (Chapter 8, WHO Air Quality Guidelines for Europe, Second Edition) (World Health Organization)
  • International Consultation on Environmental Tobacco Smoke (ETS) and Child Health (World Health Organization, 1999)
  • Report of the Scientific Committee on Tobacco and Health (United Kingdom Scientific Committee on Tobacco and Health, 1998)
  • https://www.who.int/features/qa/60/es/